CIENCIA: estudio sugiere que los que dicen “los jóvenes de ahora son idiotas” son más idiotas que los que decían “los jóvenes de ahora son idiotas” 20 años atrás

CIENCIA: estudio sugiere que los que dicen “los jóvenes de ahora son idiotas” son más idiotas que los que decían “los jóvenes de ahora son idiotas” 20 años atrás

Un revelador estudio de la Arthur Schopenhauer University of Optimism sugiere que los que dicen que “los jóvenes de ahora son idiotas” son, “estadísticamente hablando”, más idiotas que los que decían “los jóvenes de ahora son idiotas” veinte años atrás, y estos, a su vez,  “son más idiotas que los que decían exactamente lo mismo, dos décadas antes, y todo así”.

El estudio afirma, sin embargo, que lo mismo no se aplica a los comentarios en relación a la vestimenta, ya que “quienes hoy hablan de lo escotadas que van las mujeres en verano o de lo cortos que son sus pantaloncitos  y afirman que van mostrando todo y después no quieren que las violen son comparativamente igual de imbéciles que sus antecesores que se quejaban de las minifaldas, bikinis o pantalones ajustados”, porque “en mayor o menor medida, todos estamos condenados, no solamente a morir, sino a envejecer con altas probabilidades de quejarnos de todo desde un lugar de superioridad que sin ningún tipo de autocrítica asociamos a la acumulación de años como si ésta fuera sinónimo necesariamente de acumulación de sabiduría”.

El polémico estudio además profundiza en la idea del mantenimiento de la estupidez y la asocia a un “carácter cíclico” que hace que “de la misma manera que las generaciones de finales del siglo diecinueve pensaban que usar galera en vez de sombrero era de puto, y dieron paso luego a la generación que creía que quien  no se batía a duelo ante la menor ofensa era un cagón,  que dio paso a la generación que creía que usar gomina no era verdaderamente de hombre, generación que a su vez dio paso a la generación que pensaba que los hombres de verdad no usan caravanas ni pelo largo, que a su vez dio paso a la generación que indicaba que los hombres de ahora son menos hombres porque son metrosexuales que a su vez dio paso a la generación actual que creerá, casi sin excepción posible, que quienes vengan después serán  idiotas, putos, trolas o algo peor, como por ejemplo, diferentes a nosotros.”

El alentador estudio de la Schopenhauer University concluye que si bien “no todas las personas siguen este patrón de  conducta cíclica, la mayoría sí lo sigue, incluso los propios estudios científicos que ahora son publicados por científicos más idiotas en revistas dirigidas por afeminados y tortilleras que escuchan música que no debería llamarse música porque es puro ruido hecho con electrodomésticos, los cuales seguramente también sean más putos que los electrodomésticos de antes, que eran machos machos y no se rompían a los seis meses.”