Habla la cianobacteria que impide ahogos en playas uruguayas

Habla la cianobacteria que impide ahogos en playas uruguayas

Mucho se ha hablado en este mes de las cianobacterias. Fieles a nuestro afán por indagar la Verdad y escuchar todas las campanas, nos desplazamos a la conocida Rambla Sur, donde tuvimos el agrado de hablar con Marta, una cianobacteria oriunda del río Paraná que, por el azar del destino y absolutamente para nada por las repercusiones del monocultivo de soja y la destrucción de los montes de ribera que con su vegetación de la costa y pajonales formaban un filtro natural que servía como barrera a los niveles químicos en el agua que alcanzaron niveles históricos, nos comentó que quería “contar su versión de los hechos” ya que “se está diciendo mucha tontería y se nos está tratando (a las cianobacterias) como si fuéramos una peste horrible” cuando en verdad “lo que hacemos es digno y termina siendo un bien para este país y para toda la región”.

 EPD: Hola, Marta la cianobacteria. Un gusto estar en contacto contigo.

Marta: Hola. No hace falta que me digan “la cianobacteria”. Con Marta ya es suficiente.

EPD: No hay problema, Marta la cianobacteria. Te llamamos como desees. Contanos ¿siempre te dedicaste a cianobacteriar?

Marta: En realidad no. Vivo en Uruguay desde hace varios meses, soy oriunda del Paraná, y allá como también acá en las primeras semanas, me dediqué a  actividades pasivas, superficiales e innecesarias, sin real beneficio para la población y, podría decirse, algunas veces incluso perjudiciales: era escribana. Me dedicaba a parasitar de acá para allá, a firmar papeles y pegar timbres notariales y a enlentecer todo tipo de transacción. Pero pronto me di cuenta que esa tarea no era digna y que no aportaba a la comunidad, así que pronto me dediqué a “cianobacteriar” como decían ustedes antes y de esa manera hacer algo por la población.

EPD: Sin embargo esa no es la percepción que se tiene de vos y de la gente como vos. Se les considera más bien como lo contrario, como algo que flota y molesta,  como algo que es perjudicial.

Marta: Sí, lo tengo claro. Se está diciendo mucha tontería y se nos está tratando como si fuéramos una peste horrible, cuando lo que hacemos es digno y termina siendo un bien para este país y para toda la región, por eso quiero contar mi versión de los hechos.

EPD: ¿Por qué aparecieron ahora, en verano?

Marta: No tiene nada que ver el modelo económico del gobierno ni tampoco la idea de desarrollo sustentable infinito con recursos finitos ni la preponderancia de la ganancia y la acumulación sobre el mantenimiento de ecosistemas fundamentales para la vida.

EPD: Bueno, nosotros no dijimos lo…

Marta: Y no tiene absolutamente nada que ver con el monocultivo de soja ni en Argentina ni en Brasil ni en Uruguay ni la creación de embalses ni la desforestación ni nada de eso. Quiero dejar eso claro.

EPD: Ok…Nosotros nada más preguntábamos por qué aparecían en verano.

Marta: Ah, disculpen. Es que oí mal. Por un momento pensé que estaban responsabilizando al modelo económico y, en el fondo, al sistema capitalista y su desinterés por el cuidado del medio ambiente.

EPD: Lejos de eso, por supuesto. No hay posibilidad de vínculo alguno.

Marta: Aparecimos en verano porque queremos ayudar.

EPD: ¿Ayudar?

Marta: Sí, ayudar. Yo, particularmente.

EPD: ¿Y cómo es eso?

Marta: Un día estaba cianobacteriando en el medio del Río de La Plata y apareció flotando a lo lejos un papel de diario que resultó contener una noticia de ahogamientos de bañistas en Rocha y decidí que, si bien eran jipis y medio que si se ahogan es por la selección natural y el instinto de supervivencia de la especie que hace que algunos jipis que hacen malabares con diábolo o andan en zancos escupiendo fuego se mueran, algo había que hacer.

EPD: Eso sobre los jipis sonó un poco discriminatorio.

Marta: Sí. Esa es otra cosa que nos han dicho. Que discriminamos. Que somos cianonazis. Viste como son los trolls de internet y los que la van de políticamente incorrectos vivitos atrás de un teclado. Que feminazi, que cianonazi, que Nacho Álvarez. Te dicen cualquiera desde la impunidad del anonimato. Ahora resulta que todos somos nazis. 

EPD: Bueno, pero…

Marta: Típico de judío.

EPD: ¿Qué?

Marta: No, fue un chiste. Era una cianobroma.

EPD: Ok…Y…Volviendo al tema ¿Por qué aparecieron?

Marta: Y… Vi esa noticia, hablé con más cianoamigos y cianoamigas y decidimos venirnos para la costa para tratar de bajar el índice de ahogamientos.

EPD: De ahogamientos.

Marta: En el reverso del diario había una editorial de El País donde decían que la mejor manera de evitar los abortos y los embarazos no deseados era la abstinencia sexual. Entonces, siguiendo esa lógica, la mejor manera de evitar ahogamientos es impedir que la gente pueda nadar en las aguas costeras.

EPD: Pero no obstante lo que digan los colegas de la publicación humorística El País, hay otras formas de evitar el embarazo adolescente, como por ejemplo el uso de condones o tomar pastillas anticonceptivas. Y ni que hablar que eso no quiere decir que el aborto deba ser ilegal. Mire Marta que en esa publicación bromista a veces dicen cosas que no son serias.

Marta: Eso de los condones lo pensamos. Las compañeras del colectivo feminista de aguasvivas plantearon que ellas no tendrían problema  en poner sus cuerpas en la costa para servir de condón, digamos, pero al parecer años atrás lo intentaron y no les fue bien. Ya se sabe cómo es la misoginia contra los organismos de baja densidad en células. Es por eso que en mi caso decidí venir a cianobacteriar para impedir que la gente se meta en el agua y se ahogue.

EPD: ¿Tenés un estimado de la cantidad de gente que has salvado hasta el momento?

Marta: Sí, deben de ser como unas doscientas personas y unos diez o veinte brasileros.

EPD: Eso es un poco fuerte y discriminatorio de nuevo.

Marta: Por lo menos se meten al agua. Mirá que los dominicanos…

EPD: A ver, momento. Así no. Vamos a dar por terminada la entrevista. Es una pena pienses de esa manera.

Marta: ¿Pero es que quiénes se creen que son? ¿Vienen a nuestro país y además de todo se quieren meter en nuestras aguas?

EPD: Pero vos misma sos extranjera y te metés en el agua.

Marta: Pero esos son negros o parditos.

EPD: Qué horrible.

Marta: Sí, eso.

EPD: No, digo que qué horrible que pienses así. ¿Si fueran blancos sería distinto?

Marta: Y…Tendrían otro nivel.

EPD: Pero vos sos verde.

Marta: ¡Racista!

EPD: Bueno, la dejamos por acá. Te agradecemos el testimonio.