LÓGICO:Grupo “pro vida” defiende vida de fetos para que nazcan y poder luego quejarse del MIDES que mantiene “parásitos que ya no son nuestro problema”

Vocero de la Corriente Social Cristiana Movimiento Pro Vida y Familia habría indicado a este portal que “defendemos la vida de fetos para que nazcan y poder luego quejarnos de los planes sociales del MIDES donde se mantienen parásitos que ya no son nuestro problema.”

Esta declaración se enmarcaría en una secuencia de intervenciones de diferentes legisladores del oligarcristiano Partido Nacional en respuesta a lo que entienden como un “atropello a sus derechos” puesto que entienden “prioritario” que se les permita “expresar libremente su derecho a amar y asegurar el nacimiento de todos y cada uno de los fetos de nuestro país para poder así tener más personas que vivan en pésimas condiciones económicas, a las que no se les ofrezcan las mismas posibilidades de desarrollo intelectual , salud e inserción laboral” de forma tal que “luego de unos años podamos odiarlos por considerarlos parásitos a los que mantenemos con la plata que nos saca el gobierno con sus impuestos.”

“De lo que se trata” habría indicado el vocero de la Corriente Social Cristiana “es de defender la vida hasta que lleguen a la edad en que comiencen a requerir de servicios sociales públicos”, momento en el cual pasan a ser “un gasto desmedido que afecta al ciudadano de bien”, gasto que debería “reducirse, cuando no eliminarse, tal cual claramente indican nuestros potentes pegotines pegados en nuestras camionetas que rezan bajen el costo del Estado.”

Según pudo recoger este portal desde filas ateo homosexualistas se les reclama, tanto a estos legisladores como a los militantes pro vida, que “su preocupación por la plata gastada en impuestos debería incluir también las exoneraciones impositivas de sus iglesias y que sus planteos anti aborto y anti derechos homosexuales esconden una misoginia y homofobia recalcitrante.”

En respuesta a este reclamo confiables voceros del Movimiento Pro Vida y Familia habrían indicado que eso es “típico de puto desviado: querer homosexualizar a la gente y atacar las creencias religiosas de los demás” y habrían agregado que “nuestro derecho a ser intolerantes debería ser tolerado por los tolerantes, ¿o acaso no son tan tolerantes?”

No es nuestra tarea opinar, pero parece un reclamo muy lógico y de sentido común.

Sin embargo se plantea este problema: si un tolerante no tolera a un intolerante que pide ser tolerado ¿se transforma entonces en un intolerante también? Y si es así, el intolerante que reclama tolerancia ¿no debería al menos predicar con el ejemplo y tolerar al ex tolerante ahora intolerante que no lo tolera? Si no lo hace ¿es un intolerante coherente o es un intolerante que pide tolerancia y, al no predicar con el ejemplo, es un hipócrita? La respuesta a todas estas preguntas seguramente sea: Dios. Pero las preguntas igualmente quedan planteadas.