URUGUAYO ROMPE RECORD GUINNESS Y NO LO QUIERE ARREGLAR. ESTABA “PIZARREANDO”

URUGUAYO ROMPE RECORD GUINNESS Y NO LO QUIERE ARREGLAR. ESTABA “PIZARREANDO”

Ocurrió en Montevideo este fin de semana ante la perplejidad de los veedores internacionales.

El oriental de iniciales Franco María Scopelli rompió el record Guinness a “la persona más impuntual del mundo” al presentarse este sábado a un encuentro pautado originalmente para las 18:00 hs del día 17/02/1843. De acuerdo a lo que indicaron los veedores internacionales, si bien no es nada sorprendente que el record mundial de informalidad a la hora de llegar a un sitio en un horario diferente al acordado sea uruguayo, “sorprende mucho” que un triunfo semejante haya terminado en un “incidente tan lamentable” que requirió la presencia de la agradable y conciliadora Guardia Republicana.

“Lo que se esperaba fuera una fiesta terminó siendo una situación muy tensa” dijo a nuestro portal uno de los veedores internacionales.

Franco María Scopelli por su parte comentó a nuestro portal que está “contentazo de haber conseguido semejante logro, siendo que vengo de un lugar donde somos nada más que tres millones de impuntuales  y considerando que tenemos al lado dos países con población de tantos millones igual o más informales que nosotros. Lo que hice es una hazaña. Todavía no caigo del todo.”

Consultado sobre los detalles de la situación nos indicó que “el premio que me dieron me miró mal, cuando lo fui a agarrar me puso carita como de sobrador y a mí no me vas a venir a sobrar, así que lo empujé y resultó tan blandito que se partió contra el suelo. Cuando lo fui a levantar lo pisé para que entendiera que lo levantaba pero que estaba todo mal, ahí me corté y una cosa llevó a la otra y tuve que pelearme con todo el mundo que se me acercaba” hasta que llegó la Guardia Republicana a reestablecer el orden con palabras tranquilizadoras y mantras tibetanos. Luego de la argumentación lógica de los policías tendientes a convencer a Scopelli de deponer su actitud, éste “dejó de golpear a la gente pero se negó a arreglar la estatuilla” según indicaron confiables fuentes.

Más allá del incidente, pudimos conversar largo y tendido con el héroe que batió el record Guinness a la llegada más tardía a una reunión pactada. A propósito de la fecha inicial de la reunión establecida  para principios de Febrero pero de 1843 el ganador nos indicó que el Uruguay  estaba “básicamente igual” con “personas convencidas de resolver los problemas matando a todos, con los Blancos sitiando Montevideo con la misma ineficiencia que en aquella época” sin embargo “las dos cosas que me parecieron curiosas fueron la ausencia de Colorados en Montevideo y principalmente que los sitiadores Blancos esta vez pensaran en soltar ovejas en Montevideo y trancar caminos con sus vehículos. Antes por lo menos eran ineficientes sitiando ciudades pero entendían que la idea es cortarle los víveres a los sitiados y no soltárselos en las calles.”

Confiables fuentes indicarían, si bien no lo han asegurado aun, que no habría acciones legales contra el ganador del premio y que la estatuilla le sería devuelta una vez esté reconstruida.